ley de segunda oportunidad

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad permite a las personas naturales (particulares y autónomos) reestructurar sus deudas y librarse de aquellas que resulten impagables.

Se trata de un mecanismo introducido en nuestro ordenamiento jurídico en 2015, que ha permitido a muchas familias salir de aprietos económicos y a muchos emprendedores sobrepasar una mala aventura empresarial.

Son miles las personas que se han acogido a las soluciones que ofrece la Ley de Segunda Oportunidad. Esto ha permitido que los tribunales se pronuncien recurrentemente al respecto, configurando una jurisprudencia estable que ayuda a tramitar el procedimiento con ciertas garantías.

Contacta ya con tu abogado mercantil

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad introduce una serie de novedades que permiten reestructurar y cancelar deudas impagables. Estas medidas están reunidas en la Ley 25/2015, e incluyen:

Todo ello estableciendo una serie de garantías para los acreedores. Así, el mecanismo de segunda oportunidad solo es aplicable a aquellos deudores que lo sean de buena fe.

Es decir, estas medidas no permiten el fraude de los acreedores. Por ello se debe cumplir una serie de requisitos que varían en cada caso concreto.

Pese a tener que cumplir ciertas exigencias, lo cierto es que la ley abarca un gran número de supuestos, bastando básicamente con no haber promovido la insolvencia ni tener deudas superiores a los cinco millones de euros.

representante de comercio
¿Sabes cómo funciona el contrato de un representante de comercio?

Novedades introducidas en la Ley de Segunda Oportunidad

Como decimos, las principales novedades de la Ley de Segunda Oportunidad son:

  • El acuerdo extrajudicial de pagos (AEP). Su objetivo es dotar al insolvente de un escenario propenso a la negociación de la deuda. Así, se detienen tanto las ejecuciones contra su patrimonio como el devengo de intereses.
    Gracias a ello, los empresarios o profesionales insolventes podrán continuar con su actividad, mientras que las familias deudoras evitarán desahucios por ejecuciones hipotecarias.
    Durante la tramitación del AEP se negociarán ciertas modificaciones en las deudas, que pueden incluir:
    • Quitas.
    • Esperas.
    • Capitalización de deuda.
    • Dación en pago y para pago.
  • El mediador concursal. Se trata de un profesional nombrado al inicio de la fase del AEP, que realizará todas las funciones de trámite y de acercamiento durante las negociaciones. En caso de que resulte imposible llegar a un acuerdo se encargará de promover el concurso consecutivo. Además, realizará las funciones propias de la administración concursal durante la tramitación del concurso.
  • El beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). Se trata de un instrumento que permite al deudor librarse de aquellas deudas que no pueda pagar. Dependiendo del procedimiento requerirá unas u otras condiciones, y también sus efectos variarán.
    Así, en determinados casos se podrá aplicar de forma automática, mientras que en otros se supeditará al cumplimiento de un plan de pagos. Incluso, en algunas ocasiones, es posible aplicar el BEPI sin que se llegue a cumplir dicho plan de pagos.

Cuánto cuesta acogerse al mecanismo de segunda oportunidad

Como ocurre con otras cuestiones jurídicas, los costes de este sistema dependen en buena medida de cada caso concreto. Así, no es lo mismo un procedimiento en el que se trate de salvar la vivienda familiar que uno en el que no exista patrimonio que proteger.

Los abogados pueden cobrar:

  • Una cantidad fija. En este sentido, puedes encontrar abogados que cobren en torno a los 2.500 euros por asesorarte durante todo el procedimiento (podría alargarse hasta 5 años).
  • O un porcentaje de la deuda saldada. En este caso podrías tener que pagar un 15 – 20 % de las deudas que tu abogado consiga exonerar.

Sea cual sea la opción elegida por tu letrado, estos profesionales saben que atraviesas un momento de dificultad económica. Por eso, lo más frecuente es que pacten un pago fraccionado.

Así, es posible encontrar abogados que presten sus servicios desde 200 euros mensuales, lo que te ayudará a evitar que sus honorarios representen un problema para la tramitación del procedimiento.

Recuerda que podrían intervenir otros profesionales. Por ejemplo, tendrás que contar con los honorarios del mediador concursal (que son relativamente bajos) y de un procurador (que puede ir incluido en el presupuesto del abogado).

Cómo es el procedimiento de segunda oportunidad

En general, al acogerte al procedimiento de segunda oportunidad empezarás tramitando la fase del AEP.

Si tienes unas circunstancias favorables podrías terminar esta etapa en unos 3 o 4 meses, alcanzando un acuerdo y acomodando el cumplimiento de tus obligaciones crediticias. En caso contrario, esta fase se podría alargar hasta 6 meses y concluirá con la declaración del concurso sucesivo.

Decimos “generalmente” porque en ocasiones puedes saltarte la fase del AEP e ir directamente a la etapa concursal. Durante esta etapa el juez evaluará si es posible aplicarte el BEPI.

El proceso durará entre 3 y 6 meses. Sin embargo, en caso de condicionar el BEPI al cumplimiento de un plan de pagos debes recordar que este puede alargarse hasta 5 años.

Uno de los elementos más innovadores de esta etapa es que permite cancelar, fraccionar o aplazar deudas públicas.

Como ves, en un plazo de entre 6 y 12 meses podrías reestructurar o cancelar tus deudas gracias a la Ley de Segunda Oportunidad. Por supuesto, la ayuda de un abogado experimentado siempre será una garantía de éxito.

Contacta ya con tu abogado mercantil

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad: