pacto socios

Pacto de socios: ¿en qué consiste y cómo ayuda a mi empresa?

El pacto de socios es el documento que instrumenta la relación entre los partícipes de una compañía, más allá de lo regulado en los Estatutos, para evitar problemas internos o con terceros y garantizar la continuidad del proyecto.

Se trata de un documento privado, muy recomendado en cualquier startup o sociedad, que evitará tensiones y problemas entre el equipo directivo o los accionistas. A continuación analizamos las características de un pacto de socios y sus ventajas en diferentes escenarios.

Contacta ya con tu abogado mercantil

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



El pacto de socios

A la hora de empezar cualquier proyecto, es importante definir los roles de todos los intervinientes y el modo de tomar decisiones y encauzar la organización. En este sentido conviene celebrar contratos o acuerdos de colaboración, que prevean las situaciones críticas futuras y las solucionen de antemano.

Dentro de este marco se encuentra el acuerdo o pacto de socios. Sus objetivos básicos son:

  • Estructurar la organización.
  • Regular las relaciones entre socios y de estos con la empresa o con terceros.
  • Definir la forma de adoptar acuerdos en el seno de la organización.
  • Establecer mecanismos de resolución de conflictos.

Estos acuerdos deberían firmarse tanto en el momento de constitución de la startup o sociedad como cada vez que entren nuevos socios.

Contenido típico del pacto de socios

Existen algunas cláusulas básicas que se incluyen en prácticamente cualquier acuerdo entre socios. Entre ellas podemos destacar:

  • Funciones del socio.
  • Remuneración.
  • Compromiso de permanencia, de no competencia o de no concurrencia y confidencialidad.
  • Propiedad intelectual e industrial.
  • Derechos de entrada y salida.
  • Resolución de conflictos.

Cabe destacar que, en la medida en que los pactos de socios son acuerdos privados, estos gozan de una gran libertad de negociación. Así, solo los pactos ilegales o contrarios al orden público podrían ser invalidados, e incluso en estas ocasiones es probable que conserven ciertos efectos entre sus firmantes.

Funciones del socio

Es importante determinar de antemano qué funciones o roles debe cumplir cada socio. De otro modo no se podrá exigir el cumplimiento de objetivos.

Además, existen ciertas cuestiones en relación a las funciones del socio que pueden pasarse por alto. Por ejemplo, ¿debe tener dedicación exclusiva? ¿Cómo se resuelve un eventual conflicto de intereses?

El pacto de socios es el documento idóneo para resolver estas problemáticas potenciales de una forma transparente, proactiva y preventiva.

Remuneración

No es necesario fijar un salario o retribución concreto para las funciones del socio. Hay que tener en cuenta que la remuneración dependerá, generalmente, del estado del proyecto. De hecho, las startups suelen empezar sin poder retribuir (al menos adecuadamente) el trabajo de sus fundadores.

Pero sí es importante que se establezca una guía o directrices sobre cómo se va a determinar la remuneración del socio, ya que cuando la solvencia del proyecto remonte podrían aparecer problemas a la hora de distribuir beneficios.

Compromiso de permanencia

Habitualmente la salud del proyecto depende de que el equipo fundador finalice, al menos, sus primeras etapas. Evidentemente, esto requiere de una permanencia temporal.

Como no se puede obligar a nadie a permanecer en un proyecto, lo más frecuente es establecer incentivos como el vesting period o período de devengo, que no es sino un plazo de permanencia durante el cual se penaliza la salida del proyecto (por ejemplo, devaluando las acciones de quien lo abandona).

Otras formas de reforzar el compromiso de permanencia es el establecimiento de programas de stock options o phantom shares, si bien se trata de herramientas orientadas a la captación y retención del talento de empleados clave (directivos, representantes de comercio, desarrolladores…).

Compromisos de no competencia y no concurrencia

Habitualmente resulta conveniente que los socios de un proyecto no compitan entre sí. Al compartir información privilegiada y un know how, la competencia podría amenazar la viabilidad del proyecto, así como el crédito de cara a los inversores.

Los compromisos de no competencia establecen indemnizaciones, asociadas a la prohibición de que cualquiera de los socios compita contra otros o contra el proyecto.

Además, en ocasiones conviene que la prohibición de la competencia se mantenga una vez extinguido el contrato. En este caso hablamos de pactos de no concurrencia postcontractual, más que recomendables cuando el proyecto incluye activos intangibles y metodologías propias.

Compromiso de confidencialidad

El compromiso de confidencialidad es un elemento recurrente del pacto de socios, ya que prohíbe a estos desvelar cierta información que está manejando la organización. Será la cláusula de confidencialidad la encargada de determinar el alcance del deber de secreto y las consecuencias de su incumplimiento.

Propiedad intelectual e industrial

Los activos intangibles son uno de los elementos más valiosos en cualquier compañía actual. Por tanto, regular la titularidad y formas de explotación de estos elementos inmateriales (patentes, marcas, diseños, melodías, tipografías, logotipos, dibujos…) es fundamental para garantizar el buen funcionamiento de la organización.

Especialmente en aquellas situaciones en que alguno de los socios aporta su propia propiedad intelectual o industrial a la startup o empresa. En este sentido, deberá tenerse en cuenta tal aportación en las cláusulas de remuneración y funciones.

Derechos de entrada y salida

Los derechos de entrada y salida regulan el modo en que pueden aparecer nuevos socios o los actuales pueden dejar de serlo. Estas cláusulas son de gran importancia, ya que determinan elementos cruciales como el capital social del proyecto o la dilución del poder político sobre el mismo.

Los derechos de entrada y salida regulan todo lo relativo a la transmisión de participaciones, incluyendo cláusulas típicas como el arrastre, acompañamiento, adquisición preferente…

Resolución de conflictos y modificación del pacto

Por último, un pacto de socios no puede olvidar regular la forma de resolver conflictos entre los firmantes y de modificar o extinguir el propio acuerdo. Este tipo de cláusulas pueden ser tan sencillas como una reserva de jurisdicción o tan complejas como la implantación de un sistema de denuncias o recursos internos.

Las ventajas del pacto de socios

Como ves, el pacto de socios permite prevenir muchos problemas frecuentes. Además, en el caso de que surjan diferencias interpretativas u otros conflictos entre los partícipes de la organización, ofrecerán directrices claras sobre cómo resolverlas.

Pero no debes olvidar que este tipo de acuerdos aporta seguridad jurídica a la organización. Y seguridad es sinónimo de reducción del riesgo. Lo cual implica que se trata de instrumentos idóneos si se pretende captar inversión.

Por último, en la medida en que los contratos tienen fuerza de Ley entre las partes contratantes (artículo 1091 del Código Civil), los firmantes quedan obligados por el contenido del acuerdo. Esto implica que los restantes socios podrán ejercitar acciones legales para forzar el cumplimiento de lo acordado o exigir indemnizaciones.

En definitiva, el pacto de socios es un documento imprescindible tanto en la constitución como en la ampliación de cualquier proyecto empresarial. De ahí la importancia de solicitar asistencia jurídica especializada a la hora de redactarlo.

Contacta ya con tu abogado mercantil

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad: